La ruina del cielo

por Mateo Díez, Luis

Libro
ISBN: 9788478951345
Madrid Ollero y Ramos 1999

Premio Nacional de Literatura (Narrativa) 2000
Búscalo en tu biblioteca: Catálogos y libros electrónicos
Reseña: Revista de LIbros

La ruina del cielo es la segunda entrega de una trilogía que inició con El espíritu del páramo (1996) y que debe concluir con El oscurecer, una novela sobre el presente de Celama, el espacio imaginado donde transcurre la acción. Este Páramo, Llanura o Territorio, una geografía plagada de topónimos extrambóticos que compiten con la ya característica rebuscada antroponimia del autor, no es una pura invención sino –como dice él mismo– «la metáfora de muchas cosas que hay en mi vida y concreta lo que puede ser mi experiencia de lo rural». Y a través de lo rural reivindica una relación más auténtica y directa con las cosas y las gentes. Este pequeño territorio, surcado por un paisaje despojado, sin apenas tramoya para que sobresalga lo esencial, la vida interior de los personajes, la destilación de sus sentimientos más profundos, no es ni más ni menos que el universo mundo, un símbolo universal a través del cual se traza una épica de la supervivencia. (Fernando Valls, en Revista de Libros)

Premios

Premio Nacional de Literatura (Narrativa), 2000



Agregar valoración

Agregar comentario

Primero debe entrar al sistema

Premio Nacional de Literatura (Narrativa) 2000
Búscalo en tu biblioteca: Catálogos y libros electrónicos
Reseña: Revista de LIbros

La ruina del cielo es la segunda entrega de una trilogía que inició con El espíritu del páramo (1996) y que debe concluir con El oscurecer, una novela sobre el presente de Celama, el espacio imaginado donde transcurre la acción. Este Páramo, Llanura o Territorio, una geografía plagada de topónimos extrambóticos que compiten con la ya característica rebuscada antroponimia del autor, no es una pura invención sino –como dice él mismo– «la metáfora de muchas cosas que hay en mi vida y concreta lo que puede ser mi experiencia de lo rural». Y a través de lo rural reivindica una relación más auténtica y directa con las cosas y las gentes. Este pequeño territorio, surcado por un paisaje despojado, sin apenas tramoya para que sobresalga lo esencial, la vida interior de los personajes, la destilación de sus sentimientos más profundos, no es ni más ni menos que el universo mundo, un símbolo universal a través del cual se traza una épica de la supervivencia. (Fernando Valls, en Revista de Libros)

Premios

Premio Nacional de Literatura (Narrativa), 2000


Agregar valoración

Agregar comentario

Primero debe entrar al sistema
  • Español